Cine de verano: La escapada (Dino Risi, 1962)

Cine de verano: La escapada (Dino Risi, 1962)

 

Una mañana de 1962, Bruno y Roberto abandonan en coche una desértica Roma vacía por el calor del verano. La fecha: Ferragosto, festividad italiana que se celebra el 15 de agosto, en el que miles de domingueros escapan a a la costa y huyen del asfalto de la metrópolis. Resulta casi doloroso ver las calles de la ciudad eterna desprovistas de vida, mientras que los protagonistas de La escapada (Il sorpasso, 1962) se embarcan en un viaje sin más destino que la diversión.

Los personajes del film de Dino Risi son totalmente opuestos: Bruno, interpretado por Vittorio Gassman, es un vividor mujeriego, que al contrario que el Richard Sherman de La tentación vive arriba (Billy Wilder, 1955), no se conforma con quedarse en una ciudad vacía y no quiere resistirse a los placeres del verano. Roberto (Jean-Louis Trintignant), su acompañante, es un tímido estudiante de derecho que si bien es reacio al principio, encuentra en Bruno una especie de mentor que le enseña cómo disfrutar la vida.

La escapada refleja toda esa euforia surgida en Italia gracias al boom económico de los 60. Tras una larga y dolorosa recuperación en la posguerra, parece que por fin hay espacio para el progreso y el ocio. Así, Bruno convence poco a poco a Roberto para disfrutar de un road trip desenfrenado, en el que se suceden sin ton ni son localizaciones como restaurantes y playas, y en el que la seducción a las mujeres forma parte de ese viaje sin planificación ni rumbo alguno. El tórrido agosto en Roma se traslada a esta carretera de las vacaciones, en una muy amarga comedia que nos engaña. Nos prepara sin que lo advirtamos para ese sorpasso que aparece en el título original: un adelantamiento, un giro que cambia la suerte de los protagonistas. La prisa, el traspaso de los límites y la incertidumbre sobre el destino de su viaje,  tienen finalmente su respuesta ante los ojos atónitos del espectador, en esta magnífica película escrita por Dino Risi, Ettore Scola y Ruggero Maccari.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *